lunes, diciembre 05, 2016

Joe Satriani en Chile. Teatro Cariola. Domingo 4 de diciembre de 2016.

Satriani es un guitarrista que he escuchado desde hace mucho tiempo. Tengo hartos discos de su amplia discografía y aunque siempre lo he respetado como músico y sus primeros discos me volaron la cabeza en su momento tengo que confesar que luego le perdí la pista. Revisando en Internet supe que ha venido como ocho veces ya y yo sólo lo he visto tres veces contando esta. La primera vez que vi a Satriani y creo que fue la primera vez que vino fue en el año 2000 en el Estadio Chile. Luego lo vi el 2008 en el Teatro caupolicán. Ahora que lo pienso bien me cuesta sopesar el hecho de que estamos hablando de que hace 8 años que no veía a Satriani. Pues bien, hace un par de meses me volvieron a dar ganas de escuchar a Satriani y cachar en qué estaba y le puse oreja a Shockwave Supernova, su último trabajo de estudio que salió el 2015. Lo escuché y quedé absolutamente enganchado del disco. Digamos que me volví a reencontrar con la música de este genio de la guitarra. Así que cuando supe que venía a Chile de nuevo y esta vez en la gira Surfing to Shockwave al tiro me animé para ir. Mirando en retrospectiva no logro entender muy bien por qué le perdí la pista a Satriani por 8 años. Supongo que entre el 2008 y el 2015 andaba más death metal. No sé, huevadas que pasan.

Como tanto tiempo había pasado desde la última vez ver de nuevo a Satriani fue como si nunca lo hubiese visto. El único recuerdo que tenía era que el sonido del show del 2008 o del 2000 era excesivamente fuerte. Esta vez el sonido estuvo justo a la medida. Sonó bien y clarito y salvo un par de pequeños acoples que no mermaron la calidad de la entrega, todo estuvo perfecto. En cuanto al setlist fue lo que esperaba, no faltando los clásicos de siempre como "Surfing With the Alien" que cerró el show, "Summer Song", "Flying in a Blue Dream", en fin, abajo está el setlist. Un par de temas más actuales me fueron totalmente nuevos, pero en general conocía el 80% del repertorio. Un par de favoritos como "Hordes of Locusts", "The Mystical Potato Head Groove Thing", "Ceremony" y "Train of Angels"; estos dos últimos temas del disco Crystal Planet, no fueron tocados así que quedé con las ganas. De los temas del nuevo disco "Shockwave Supernova", "Peregrine Wings" y "Cataclysmic" fueron de los que más disfruté. Estas tres canciones a pesar de ser nuevas yo ya las incorporé al setlist de grandes hits de Satriani. Resulta impresionante que después de todos estos años Satriani siga pudiendo sacar buen material. Como les decía, resultó el hecho de ser el disco "Shockwave Supernova" tan bueno lo que me incitó a ir a este recital.   

Mención aparte merece la banda que acompañó a Satriani esta vez. Se trata de Marco Minnemann (ex Necrophagist y que tocó en vivo con Kreator el 2009 acá en Chile), Bryan Beller (Deathlok, Steve Vai) y Mike Keneally (Frank Zappa). O sea, músicos de altísimo nivel, destacando Mike Keneally que no sólo es un guitarrista virtuoso sino que también es tecladista. Los tres, junto a Satriani brindaron un show intenso aunque esto no se vio reflejado en el público que estaba cómodamente sentado. Han sido pocos los recitales a los que he ido donde han puesto sillas y esto siempre va en detrimento de la locura. Aunque la música de Satriani no es para hacer mosh o stagedivings el sólo hecho de que estén las sillas obliga a que todo esté muy pero muy calmado. Sólo al final, luego del bis la gente que estaba atrás (me incluyo) se animó a ir para adelante y obviar el hecho de que se trataba de cancha Vip y estar más cerca del maestro de las seis cuerdas. No habían vallas, así que era sólo cosa de avanzar y a esa altura del recital la gente encargada de seguridad como que le dio lo mismo. Sólo en ese momento se desordenó un poco el público pero en general todo estuvo más tranquilo que una foto. Este sin duda ha sido uno de los recitales más tranquilos que he visto en mi vida aunque no por eso no lo disfruté.


Setlist:

Shockwave Supernova
Flying in a Blue Dream
Ice 9
Crystal Planet
On Peregrine Wings
Friends
If I Could Fly
Butterfly and Zebra
Cataclysmic
Summer Song
Drum Solo
Crazy Joey
Keyboard Solo
Luminous Flesh Giants
Always With Me, Always With You
Bass Solo
Satch Boogie
Big Bad Moon
Surfing With the Alien   

viernes, diciembre 02, 2016

Concierto de Satriani se traslada a Teatro Cariola.

El Teatro Cariola queda en San Diego 246.

jueves, diciembre 01, 2016

Próximos recitales.

Los austriacos Belphegor vuelven a Chile para tocar el domingo 26 de Febrero de 2017. Para que lo tengan agendado y se programen si es que andan de vacaciones para esa fecha.

Más cerca en el tiempo, este jueves 8 de diciembre se presenta Master de nuevo en Chile en el Rock & Guitarras.

Max e Igor Cavalera presentan Roots en el Teatro Caupolicán el 18 de diciembre.

Exciter, Sacred Reich y Razor para el 18 de Febrero en la Kmasu.

Grim Reaper, Exciter, Exumer para el 21 de Enero.


sábado, noviembre 26, 2016

Joe Satriani ese domingo 4 de diciembre.

He visto a Satriani sólo una vez. Ya ni me acuerdo cuando fue y tengo entendido que ha venido como 4 veces. Tengo ganas de ir a este recital asi que lo más probable es que vaya. 


lunes, noviembre 21, 2016

domingo, noviembre 20, 2016

Black Sabbath en Chile

Sin temor a equivocarme creo que este ha sido el recital metalero más esperado de la historia de Chile. No recuerdo otro show que haya sido anunciado con tantos meses de anticipación y que haya partido con la venta de entradas allá por Marzo siendo el recital para Noviembre. Claramente por tratarse de la despedida de esta mítica banda a la que se le reconoce el haber inventado un genero musical, el Metal, influyó a que todo el mundo quisiera estar presente, aunque se viera desde lejos como ocurrió en mi caso. Pero bueno, para eso están las pantallas gigantes. Se habla de sesenta mil almas repletando el Estadio Nacional, cifra igual al número de gente que va a ver a Iron Maiden cada vez que viene. Varias generaciones se hicieron presentes, desde niños que acompañaron a sus papás, adolescentes que posiblemente iban a un recital por primera vez en la vida y adultos entre los 30 y 60. Que una banda logre emocionar tanto a un niño de 12 años como a un viejo de 63 no deja de ser sorprendente. Es uno de los méritos de Black Sabbath y su música imperecedera. 

Como todo el mundo sabía, este recital estaba enmarcado dentro de lo que se denominó acertadamente como "The End". Black Sabbath y su última gira, su último paso por los escenarios del mundo luego de 48 años de trayectoria. Sólo pensar en esa cifra y considerando todo el carrete que ha pasado por Ozzy y compañía, con excepción del baterista Tommy Clufetos (ex Alice Cooper, ex Rob Zombie) y que también participó en el disco de Ozzy, Scream, uno se cuestiona como es posible que estén vivos a esta altura del partido y con suficiente energía como para pararse arriba de un escenario frente a sesenta mil almas y brindar un espectáculo de primer nivel. Porque no hay que olvidar que Ozzy tiene 67 años, al igual que Geezer Butler y que Tony Iommi tiene 68 y está con problemas graves de salud. Y ahí están, arriba del escenario como verdaderos Dioses del Metal, entregando a través de los clásicos de la época de Ozzy, esos 8 discos inmortales que van desde el homónimo Black Sabbath hasta el Never say Die!, esas canciones que definieron lo que el mundo entendería por Heavy Metal. Y allí están en esos riffs diabólicos de Tony Iommi la esencia del Metal y de ellos se extrae prácticamente todo el metal, sea Doom, Thrash, Black o Death Metal. Así, es imposible no sentir admiración y profunda emoción al ver a estos viejos desempolvar los clásicos. La sensación general creo yo, y corroborada con los amigos era: "bueno, todos tenemos nuestros gustos, uno es más black, otro más thrash, otro más death metal, en fin, da igual, toca Black Sabbath y hay que estar ahí". Era de una obviedad tal que ni siquiera se discutía. Todos asumíamos que íbamos a estar allí y efectivamente así fue. ¡No podís no ir! era el grito de guerra.

En relación a los temas no hubo gran sorpresa, con excepción quizás de "After Forever" que no tocaron el 2013. El resto fue más o menos lo que se esperaba, como por ejemplo "Fairies Wear Boots", "Iron Man", "Children of the Grave", "Rat Salad" y, por supuesto, "Paranoid" que es en definitiva uno de las canciones más populares de Sabbath y que siempre cierra los shows. Curiosamente no tocaron nada del último disco, con excepción de Zeitgeist que funcionó como outro luego de Paranoid y que sonó de cd y no en vivo. En lo personal me hubiese gustado haber escuchado "Sabbath Bloody Sabbath" y "Symptom of the Universe"; dos cortes de la época de Ozzy que están en lo alto del Olimpo en mis preferencias. Pero no pudo ser. Quizás para la próxima. hahahahaha. De veras que no hay próxima porque este era el fin. Pero uno nunca sabe. De hecho Tony Iommi no descarta el participar con la banda en uno que otro festival una vez que la gira concluya en Birmingham, Inglaterra, o sea, la cuna que vio nacer a Black Sabbath. Recordemos que Scorpions lleva como diez años despidiéndose de los escenarios y no hace poco tocaron en Chile. Ya me imagino la vuelta a los escenarios de Sabbath con su gira "Resurrection". Sólo el tiempo dirá. Sin embargo, al estar los tres miembros originales de Sabbath acercándose a los setentas no creo que volvamos a ver a Black Sabbath nunca más. Efectivamente creo que este ha sido definitivamente el fin. 

En cuanto al sonido creo que dependía dónde se estaba la apreciación que uno tenga al respecto. Un amigo que estaba en galería me dijo que los primeros temas no sonaron muy bien, otro me dijo que esta vez sonó más pesado que el 2013. En fin. Desde mi posición que era cancha y bien atrás como en la mitad puedo decir que el sonido estuvo bueno. No sé si excelente, pero lo suficientemente bueno como para no tener graves reparos al respecto. Quizás un juego de luces más impresionante hubiese sido apropiado, pero luego al pensar mejor y tener claro que Black Sabbath es sinónimo de oscuridad me doy cuenta que exceso de juegos de luces se contradice con todo lo que la banda representa. Fue en las pantallas gigantes donde se dio rienda suelta a los efectos pero tampoco fue nada del otro mundo. Pero todo esto da igual pues al final lo que importa es la música y lo que tocó Sabbath anoche dejó a todo el mundo contento, y si no, a casi todos. 

Conversando el recital luego en la post mi hermano me dijo que notó que Ozzy prácticamente no se movió, que en el fondo su puesta en escena dejaba harto que desear, aunque cantó bien. Otro amigo me habló de la "frialdad"  y cierto cansancio aparente de la banda que no se había visto el 2013. El batero Cufletos, de 36 años se exime de esto ya que es básicamente la sangre nueva de la banda y el solo de batería claramente reflejó esto. Por supuesto, todo esto no entra en el análisis de quienes veían a Sabbath por primera vez. Aquellos que hemos tenido la suerte de estar en las cuatro ocasiones quizás seamos un tanto más exigentes y un poco más objetivos en el análisis y vayamos más lejos de un simple "Estuvo la zorra". ¡Nada malo tampoco en dejarlo claro y sencillo con esas tres palabras mágicas!  

Recordemos que Sabbath tocó por primera vez en Chile en 1994 junto a Kiss y Slayer en la Estación Mapocho y que traía a Tony Martin de vocalista. luego el 2009 se presentó Black Sabbath disfrazado de "Heaven and Hell" con Dio en el Movistar Arena. Cuatro veces en total cuando sumamos el show del 2013 y el que ahora comentamos. Y si me dan de elegir, de los dos shows con Ozzy creo que disfruté más del show del 2013 debido en parte a que era primera vez que veía a Sabbath con él y en segundo lugar al hecho de no estar la cancha repleta lo que hacía más agradable en estar allí. De cualquier forma, tengamos o no diferencias de apreciación entre este y el show del 2013 lo único realmente importante es tener claro que había que estar allí, que se trataba de un recital imperdible porque se trataba nada menos que de los padres el metal y los sesenta mil fanáticos que repletaron el nacional lo tienen más que claro.

Al mirar hacia atrás y acordarme de los discos de Sabbath que escuché en los ochenta no me deja de sorprender todo el tiempo que ha pasado y un dejo de tristeza y desolación me deja el hecho de que los grandes dinosaurios del Rock y el Metal se estén despidiendo. ¡Pero es la ley de la vida! ¡Nada es para siempre excepto la tierra y el cielo! dice Kansas en Dust in the Wind y este fin de Black Sabbath, este cerrar de libro, estas últimas páginas escritas en el libro de su existencia me hacen pensar y quizás otros compartirán este sentimiento, especialmente los más viejos, que este fin de Black Sabbath es un guiño que nos anuncia a nosotros que también enfrentaremos nuestro fin. Esperemos que no sea pronto y que largos años queden para seguir disfrutando de recitales en vivo. 

Setlist:

Black Sabbath
Fairies Wear Boots
After Forever
Into the Void
Snowblind
War Pigs
Behind the Wall of Sleep
N.I.B.
Hand of Doom
Rat Salad
Iron Man
Dirty Women
Children of the Grave
Paranoid

Ganador segunda entrada para Black Sabbath

Felicitaciones para Alexander Márquez quien se ganó la segunda entrada para Black Sabbath.


jueves, noviembre 17, 2016

¡Recitales en Chile va a regalar una segunda entrada para Black Sabbath!

Así es. Nos vamos a rajar y vamos a regalar una segunda entrada para ir este sábado a ver a Black Sabbath. Es para la cancha. Lo único que tienen que hacer es responder estas preguntas y mandarlas a infernaldamnationfromhell@gmail.com

1. ¿Por qué quieres ir al recital?
2. ¿Qué disco de Black Sabbath, de todos los discos, con o sin Ozzy, te gusta más?
3. ¿Qué canciones de Black Sabbath te vuelan la cabeza?
4. ¿A quién prefieres, Ozzy, Dio, Tony Martin o Gillan?
5. ¿Qué opinas del disco Born Again?

Tienen hasta mañana viernes 18 hasta las 12 de la noche para participar. Aquellos que ya mandaron sus datos participan también con la única excepción de la niña que ya se ganó la primera entrada.  

¡Suerte!